Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 5° de Cuaresma

El evangelista san Juan no relata el episodio de la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní. Conocemos ese momento de la vida de Jesús por los evangelistas Mateo, Marcos y Lucas. Según el evangelista san Juan, después de la cena, Jesús se dirige a ese lugar para estar con los discípulos. Allí lo encuentra Judas, que viene acompañado de un destacamento de soldados romanos y de la guardia del templo. Sin embargo, el evangelista san Juan nos transmite unas palabras de Jesús acerca de su muerte, que traen a la memoria las de la oración en el huerto. De igual modo, la Carta a los hebreos, en la segunda lectura de hoy alude a las oraciones y súplicas, con fuertes voces y lágrimas que Cristo ofreció durante toda su vida, a aquel que podría librarlo de la muerte. Lo que en los sinópticos conocimos como un acto puntual, para el autor de esta carta fue una actitud de Jesús durante toda su vida. Nos desconcierta que diga que Jesús fue escuchado por su piedad, pues Jesús pidió ser librado de la muerte y murió en la cruz. Pero es que Jesús fue librado de la muerte, no porque se la evitaron, sino porque la asumió, la venció y así inauguró para sí mismo y para los creyentes la existencia más allá de la muerte en la vida eterna.

Domingo 4° de Cuaresma

El evangelio que acabamos de escuchar reproduce las palabras de Jesús en su encuentro con Nicodemo. Después de que Jesús expulsó del Templo a los vendedores, se quedó algunos días en Jerusalén, donde enseñaba y realizaba muchos signos. De modo que muchos creyeron en él. Entre esas personas que creyeron Jesús se contaba Nicodemo. El evangelista lo describe como miembro del grupo de los fariseos y personaje importante entre los judíos. Él se acerca a Jesús de noche, posiblemente para no ser visto y no sufrir las consecuencias de tener simpatías por Jesús. Nicodemo comienza por reconocer que Jesús es un maestro que enseña de parte de Dios: Maestro, sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos; nadie, en efecto, puede realizar los signos que tú haces, si Dios no está con él (Jn 3,2). Pero Jesús lo instruye y le dice que hay que nacer de lo alto, nacer de nuevo, por medio del bautismo y el don del Espíritu.

Domingo 3° de Cuaresma

Tradicionalmente, en los domingos tercero, cuarto y quinto de cuaresma, la Iglesia nos ha propuesto para nuestra reflexión tres episodios de la vida de Jesús que solo narra el evangelista san Juan: el encuentro con la samaritana, la curación del ciego de nacimiento y la resurrección de Lázaro. Sin embargo, tras la reforma del leccionario de la misa hace ya más de cuarenta años y con el propósito de ofrecer un repertorio más amplio de lecturas para que tengamos un mayor conocimiento de la Palabra de Dios, la Iglesia nos propone otros pasajes y otras escenas del evangelio. Este año leeremos la expulsión de los mercaderes del templo, el final de la conversación con Nicodemo y las declaraciones de Jesús ante su muerte, siempre según el evangelista san Juan.

Domingo 2° de Cuaresma

Todos los años, en el segundo domingo de Cuaresma, contemplamos a Jesús transfigurado. Esta escena complementa la del domingo pasado. Hace una semana escuchábamos el relato de la victoria de Jesús sobre Satanás, que lo puso a prueba en el desierto. Eso fue un anticipo de la salvación que nos obtuvo por su pasión y muerte en la cruz. La escena de su transfiguración es un anticipo de su resurrección. Es más, esta es la única escena en la vida de Jesús en que aparece visiblemente con la gloria y esplendor propio de la resurrección. Los discípulos testigos quedan envueltos en el resplandor de Cristo transfigurado como anticipo de que también ellos participarán de la gloria de Cristo en su resurrección.

Domingo 1° de Cuaresma

Los domingos de cuaresma la Iglesia nos propone en la liturgia de la Palabra, pasajes bíblicos de primera importancia para nuestra fe. Siempre, el primero y segundo domingo de Cuaresma escuchamos el relato evangélico de la prueba a la que se sometió Jesús y el relato de la transfiguración. En los otros tres domingos de cuaresma, este año se leerán pasajes del evangelio según san Juan. En cambio, en la primera lectura, escucharemos pasajes que relatan episodios importantes de la historia del Antiguo Testamento. Normalmente el salmo responsorial y sobre todo la segunda lectura complementarán la primera. Por lo tanto, pienso que es oportuno hacer una breve reflexión sobre el evangelio y sobre la primera lectura a fin de facilitar la meditación sobre los acontecimientos de nuestra salvación que se nos proponen a nuestra consideración.

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA