Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 7° de Pascua
Solemnidad de la Ascensión del Señor

 

El tiempo pascual está para culminar, para llegar a la cima, para alcanzar su plenitud.  Eso será dentro de una semana, con la celebración de Pentecostés.  Hoy celebramos la ascensión del Señor a los cielos, su glorificación final.  La pascua de Jesús es un acontecimiento global, que abarca la resurrección, su glorificación y el don del Espíritu Santo.  Mientras que la fiesta de la resurrección del Señor pone el énfasis en la victoria de Jesús sobre la muerte; la fiesta de la ascensión pone el énfasis en su glorificación junto a Dios en el cielo.  El evangelista san Lucas nos explica que después de su resurrección, por cuarenta días, Jesús se aparecía a los discípulos para instruirlos y confirmarlos en la fe.  Al cabo de cuarenta días, lo vieron subir al cielo y ya desde entonces no hubo más apariciones de Jesús registradas en el Nuevo Testamento, excepto la de Pablo en el camino de Damasco.  Su próxima aparición será cuando vuelva glorioso para llevar a término la salvación iniciada e inaugurar la plenitud del Reino de Dios, cuando resucitarán también quienes han muerto en unión con él.

Domingo 6° Pascua

 

Ahora caigo en la cuenta de que Dios no hace distinción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que fuere.  Esa fue la conclusión a la que el apóstol Pedro llegó, cuando se vio guiado por Dios para anunciar el evangelio a un militar romano llamado Cornelio.  Realizar ese mandato divino supuso para Pedro una transformación radical de sus esquemas mentales. 

Domingo 5° de Pascua

 

El evangelio recoge un pasaje de los discursos de despedida y enseñanzas de Jesús a sus discípulos durante la última cena.  Es un discurso que encontramos solo en el evangelio según san Juan.  Jesús declara cómo es la relación de él con sus discípulos: es semejante a la que se da entre la vid y los sarmientos.  Y ¿cómo se relacionan la vid y los sarmientos?  Igual que las ramas de un árbol y el tronco.  Las ramas tienen vida mientras permanecen unidas al tronco; mientras están unidas al tronco dan hojas, flores y frutos; cuando se desgajan del tronco se secan y se mueren.

Domingo 4° de Pascua

 

Hoy es el Domingo del Buen Pastor.  Se llama así, porque en la misa de hoy se lee un pasaje del capítulo 10 del evangelio según san Juan, en el que Jesús se describe a sí mismo y a su ministerio con la imagen de un pastor responsable del rebaño bajo su cuidado.  El ministerio sacerdotal es actualización del ministerio pastoral de Jesucristo.  Por eso hoy es un día dedicado a la oración por las vocaciones sacerdotales.  Oramos para que el Señor dé a su Iglesia ministros que hagan presente en la Iglesia a Jesús Buen Pastor.  Oramos para que haya jóvenes que se pregunten si el sentido y rumbo de su vida está en ofrecerse a Jesús para ser pastores como Él.  Hoy también en la Arquidiócesis de Los Altos hacemos una colecta especial para apoyar financieramente el trabajo del Seminario Mayor Nacional de la Asunción, donde se forman los seminaristas que servirán a la Iglesia en Guatemala.

Domingo 3° de Pascua

 

El evangelio de hoy narra la aparición de Jesús resucitado a los Once apóstoles y a otros discípulos en Jerusalén.  San Lucas relata esta aparición inmediatamente después de la historia del encuentro de Jesús con dos discípulos en el camino hacia Emaús.  La aparición tiene dos propósitos.  El primero es demostrar la realidad de la resurrección.  Jesús da prueba de su consistencia corporal.  Invita a sus discípulos a tocarlo, les muestra las manos y los pies para que vean la cicatriz dejada por los clavos.  Y como todavía no se acaban de convencer, pide comida, le dan un trozo de pescado, y se pone a comer ante ellos.  La persona que los discípulos tienen delante, aunque se presentó sin entrar por ninguna puerta, tiene consistencia y realidad en sí misma.  No es una imaginación, no es un fantasma.

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA