Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 26° Ordinario

 

El pasaje de la carta de Santiago que hemos escuchado hoy es una invectiva de las más fuertes que hay en el Nuevo Testamento contra los ricos.  Jesús constantemente advierte en muchos pasajes del evangelio que la riqueza es una trampa.  La riqueza no asegura la salvación.  La riqueza no da ninguna seguridad definitiva.  La riqueza puede ser útil, pero no es capaz de dar sentido a la vida.  Confiar en las riquezas y vivir con la obsesión de ser rico es una idolatría, pues es darle a una creatura el rango que solo pertenece a Dios.

Domingo 25° Ordinario

 

Una vez más este domingo, leemos en el evangelio un pasaje en el que Jesús anuncia su futura pasión, muerte y resurrección.  Ya vimos cómo el domingo pasado, tras preguntar a sus discípulos acerca de su identidad, Jesús les explicó que su condición de Mesías, de Cristo, implicaba su muerte y su resurrección. 

Domingo 24° Ordinario

 

Acabamos de escuchar el pasaje del evangelio en el que Jesús interroga a sus discípulos acerca de su identidad y en el que Pedro responde reconociendo a Jesús como el Mesías.  Esa parte del evangelio ha sido comentada ya muchas veces.  Quiero fijarme en lo que sigue.  A partir de esa declaración, Jesús se puso a explicarles que era necesario que el Hijo del hombre padeciera mucho, que fuera rechazado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, que fuera entregado a la muerte y resucitara al tercer día. 

Domingo 23° Ordinario

 

El evangelista san Marcos, en el pasaje que acabamos de escuchar, da testimonio de que la gente contemporánea de Jesús estaba admirada de los milagros que Jesús hacía y comentaba acerca de él: ¡Qué bien lo hace todo! Hace oír a los sordos y hablar a los mudos.  En el libro de los Hechos de los Apóstoles (10,38), san Pedro da un testimonio parecido.  Al explicar quién es Jesús dice así: es un hombre a quien Dios ungió con el poder del Espíritu Santo.  Él pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el demonio, porque Dios estaba con él.  Jesús es el que hace todo bien, el que pasó haciendo el bien; esa capacidad de hacer el bien se debe a que Dios estaba con él, a que había sido ungido con el poder del Espíritu Santo.

Domingo 22° Ordinario

 

Las tres lecturas de hoy y además el salmo responsorial tienen un tema en común: el cumplimiento de los mandamientos de Dios.  Jesús sale al paso de unos fariseos que critican a sus discípulos, porque no se lavan las manos antes de comer.  La costumbre judía de lavarse las manos antes de comer no surgía de preocupaciones higiénicas de no ingerir gérmenes y bacterias que nos puedan causar enfermedad.  Esas razones higiénicas son las que nos motivan a nosotros a lavarnos las manos antes de comer. 

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA