Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

 

La solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo nos reúne para una celebración especial.  Desde hace algunos años, en este día nos reunimos en Catedral los sacerdotes de la ciudad de Quetzaltenango y feligreses de las diversas parroquias de la ciudad para celebrar juntos esta eucaristía y realizar después la procesión con el Santísimo Sacramento hasta la iglesia de El Calvario. 

Solemnidad de la Santísima Trinidad

 

Hoy hemos escuchado como primera lectura un pasaje del libro del Deuteronomio.  Moisés le habla al pueblo y le pide que recuerde el camino que han hecho desde la salida de Egipto y cómo Dios ha estado cercano, cómo han conocido a Dios.  La experiencia ha sido única, dice Moisés.  Ningún pueblo tiene un Dios tan cercano, ningún pueblo ha escuchado directamente la voz de Dios.  Ningún pueblo ha conocido a un Dios que haya bajado del cielo para buscarse un pueblo y hacerlo suyo.  Pregunta a los tiempos pasados, investiga desde el día en que Dios creó al hombre sobre la tierra.  ¿Se oyó algo semejante? ¿Qué pueblo ha oído sin perecer, que Dios le hable desde el fuego, como tú lo has oído?  ¿Hubo algún dios que haya ido a buscarse un pueblo en medio de otro pueblo a fuerza de pruebas, de milagros y de guerras, con mano fuerte y brazo poderoso?


Solemnidad de Pentecostés

 

 

Dice el evangelista san Lucas, que después de la ascensión del Señor a los cielos, los Doce, junto con los otros discípulos de Jesús, su madre y sus hermanos, se congregaron y permanecían en oración, hasta cuando recibieron el Espíritu Santo el día de Pentecostés.  A imitación de ellos, en los días entre la solemnidad de la Ascensión del Señor y el día de hoy, la liturgia de la Iglesia ha puesto en nuestros labios palabras de súplica para que Dios envíe el Espíritu Santo.

Domingo 7° de Pascua
Solemnidad de la Ascensión del Señor

 

El tiempo pascual está para culminar, para llegar a la cima, para alcanzar su plenitud.  Eso será dentro de una semana, con la celebración de Pentecostés.  Hoy celebramos la ascensión del Señor a los cielos, su glorificación final.  La pascua de Jesús es un acontecimiento global, que abarca la resurrección, su glorificación y el don del Espíritu Santo.  Mientras que la fiesta de la resurrección del Señor pone el énfasis en la victoria de Jesús sobre la muerte; la fiesta de la ascensión pone el énfasis en su glorificación junto a Dios en el cielo.  El evangelista san Lucas nos explica que después de su resurrección, por cuarenta días, Jesús se aparecía a los discípulos para instruirlos y confirmarlos en la fe.  Al cabo de cuarenta días, lo vieron subir al cielo y ya desde entonces no hubo más apariciones de Jesús registradas en el Nuevo Testamento, excepto la de Pablo en el camino de Damasco.  Su próxima aparición será cuando vuelva glorioso para llevar a término la salvación iniciada e inaugurar la plenitud del Reino de Dios, cuando resucitarán también quienes han muerto en unión con él.

Domingo 6° Pascua

 

Ahora caigo en la cuenta de que Dios no hace distinción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que fuere.  Esa fue la conclusión a la que el apóstol Pedro llegó, cuando se vio guiado por Dios para anunciar el evangelio a un militar romano llamado Cornelio.  Realizar ese mandato divino supuso para Pedro una transformación radical de sus esquemas mentales. 

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA