Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:00 pm, 7:30 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:00 am - 12:30 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 25° Ordinario

Pienso que en este día debemos comenzar la homilía con el agradecimiento a Dios por la vida y testimonio del padre Francis Stanley Rother, quien ayer, 23 de septiembre, fue declarado mártir de la fe por el cardenal Angelo Amato en Oklahoma City en Estados Unidos.  El beato padre Francis Rother trabajó unos trece años en Santiago Atitlán.  Primero llegó en 1968 como parte del equipo misionero de la Arquidiócesis de Oklahoma en Santiago Atitlán y cuando murió era el párroco del lugar.  Aprendió el tzutujil y era conocido en ese idioma como padre Apla’s.  Desempeñó su trabajo pastoral en la década de los setenta, durante el conflicto armado.  Fue asesinado el 28 de julio de 1981.  Unos meses antes había viajado a los Estados Unidos, y cuando le aconsejaron no regresar, pues su vida corría peligro, tomó la decisión de volver porque, dijo, “un pastor no abandona su rebaño”.  Este es el primer reconocimiento oficial de parte de la Iglesia universal de que durante el conflicto armado en Guatemala ser cristiano católico y vivir como tal podía pagarse con la vida.  Hay otro número plural de otros sacerdotes, religiosos y laicos catequistas que fueron asesinados por ser católicos y cuyas causas de beatificación están en camino.  Damos gracias hoy por el beato padre Apla’s.

 

Domingo 24° Ordinario

Las lecturas de hoy nos proponen el tema del perdón recíproco en la comunidad de discípulos de Jesús. Pedro le pregunta a Jesús cuántas veces debe perdonar al que ha pecado contra él, a quien lo ofendió. Y aventura un número: ¿hasta siete veces? Debemos comprender que esa propuesta es muy generosa. El número siete significa plenitud. Por lo tanto, Pedro no es para nada mezquino. Pero Jesús lo corrige y le propone una cifra todavía más grande en base al número siete como para decir que hay que ir más allá del perdón. No basta con perdonarnos unos a otros, sino que hay que ser también creadores de la gratuidad como clima de la convivencia fraterna. Dios ha establecido con nosotros una alianza de perdón fundada en su amor gratuito, por lo que nosotros debemos actuar de tal modo que no solo seamos capaces de perdonar, sino de acogernos en la gratuidad.

Domingo 23° Ordinario

El pasaje del evangelio según san Mateo asignado para este domingo trata principalmente del modo de proceder con el hermano que comete pecado.  Si tu hermano comete un pecado, ve y amonéstalo a solas.  El pasaje supone, pues, que uno es capaz de mirar y evaluar la conducta del prójimo, con la obligación además de corregirlo.  Sin embargo, estas instrucciones de Jesús se deben entender juntamente con aquellas otras en que parecía decir lo contrario: No juzguen, para que Dios no los juzgue, porque Dios los juzgará del mismo modo que ustedes hayan juzgado y los medirá con la medida con que hayan medido a los demás.  ¿Cómo es que ves la basura en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que hay en el tuyo? Saca primero la viga de tu ojo y entonces podrás ver para sacar la basura del ojo de tu hermano (Mt 7,1-3.5).

Domingo 22° Ordinario

El evangelio que acabamos de escuchar tiene tres partes, cada una de ellas con un mensaje que nos instruye.  En primer lugar habla Jesús.  Comenzó a anunciar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén para padecer allí mucho; que tenía que ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.  Después de que Pedro ha reconocido a Jesús como el Hijo de Dios vivo, él comienza a instruir a sus discípulos acerca del desenlace de su vida.  Les anticipa el futuro de su pasión, muerte y resurrección.  A partir de este momento, Jesús con frecuencia aludió al fin de su vida.  Jesús se refiere a este destino como algo que “tiene que suceder”.  Es un futuro que se inscribe en los designios de Dios para él; pero es también un futuro que él asume como su vocación y misión.

Domingo 21° Ordinario

El pasaje de la confesión de Pedro es una especie de cumbre o de punto de inflexión en el proceso de enseñanza de Jesús a sus discípulo.  Después de una amplia instrucción por medio de palabras y obras, sus apóstoles reconocen a Jesús como el Hijo de Dios, el Mesías de Dios.  A partir de este momento, Jesús comenzará a enseñarles que él es un Mesías destinado al sufrimiento, a la pasión y la muerte.

SACRAMENTOS

Slider

GRUPOS PARROQUIALES

Slider
 

VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA