Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 4° Ordinario

El evangelista san Marcos narra la expulsión de un espíritu inmundo que se había posesionado de la vida de un hombre.  Tengo para mí que cada evangelista nos narra en primer lugar aquella escena, aquel episodio que mejor describe la misión de Jesús, el sentido de su obra.  San Marcos abre el relato del ministerio de Jesús con el episodio que acabamos de escuchar.  Jesús está en la ciudad de Cafarnaúm, ha iniciado su predicación y ha convocado a sus primeros seguidores.  Según su costumbre va a la celebración del sábado en la sinagoga y le ofrecen la oportunidad de hablar.  El evangelista nos cuenta la reacción de los asistentes a la enseñanza de Jesús, pero no nos transmite la enseñanza de Jesús.  Nos dice que los oyentes quedaron asombrados de sus palabras, pues enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.

Domingo 3° Ordinario

Hemos escuchado en el pasaje del evangelio el relato de los inicios del ministerio y predicación de Jesús.  El arresto de Juan el Bautista es el acontecimiento que desencadena la acción.  Da la impresión de que después de su bautismo, Jesús permaneció en Judea, cerca de Juan, pues dice el evangelista que después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios.  Lamentablemente no tenemos información para saber cuánto tiempo habría permanecido Jesús en Judea o cuál era su relación con Juan.  El hecho es que cuando el rey Herodes encarcela a Juan, Jesús regresa a Galilea, donde se había criado.  Pero no regresa a Nazaret, sino que se establece en Cafarnaúm (cf. Mt 4,12-13)

Domingo 2° Ordinario

En la reflexión de hoy quiero centrarme en la segunda lectura, en la que san Pablo amonesta y enseña a los corintios sobre la fornicación y da unos esbozos de la comprensión cristiana del cuerpo y de la sexualidad humana.  El desarrollo de técnicas confiables y cómodas para separar los aspectos placenteros y afectivos de la sexualidad de su potencial generativo, trajo como consecuencia un cambio radical en el modo de vivir la sexualidad humana.  Vivimos actualmente en un mundo erotizado y en una cultura de gran libertad en el manejo de la sexualidad y de ilimitada tolerancia a las más variadas formas de ejercicio de la sexualidad humana, y es oportuno recordar el pensamiento de la Iglesia sobre el tema con el fin de asegurar que esa dimensión de nuestra existencia se desarrolle y se humanice y quede integrada en el proceso de santificación propio de los cristianos.  Sobre este tema, como sobre tantos otros de índole moral, la Iglesia desarrolla su pensamiento a partir de las cosas como son, a partir de la naturaleza.

Solemnidad de la Epifanía del Señor

El evangelio según san Mateo cuenta que un tiempo después del nacimiento de Jesús en Belén sucedió un acontecimiento extraordinario.  Unos magos procedentes del Oriente, es decir, de entre los pueblos paganos del área de Persia o de Arabia, se presentaron en Jerusalén indagando por el rey de los judíos que acaba de nacer.  Habían hecho el viaje con el fin de adorarlo.  No venían a conocerlo, a felicitar a sus padres, a entablar buenas relaciones internacionales, venían a realizar un acto religioso: postrarse ante él y adorarlo.  Estos hombres evidentemente sabían mucho.  Sabían que habría un rey de Israel, que no sería uno más, sino el rey de los judíos, que tendría condición divina, por lo cual merecería adoración.  Es evidente que aunque se llame rey de los judíos merece también que ellos, gentiles paganos, lo adoren.  Para ellos el rey de los judíos será luz y salvador.  Ellos estaban seguros de lo que buscaban, pues habían visto surgir la estrella del rey.  El nacimiento de un personaje tan importante se les había manifestado mediante un signo en el cielo, que estos magos orientales habían sabido interpretar correctamente y por eso se habían puesto en camino para venir a adorarlo en Jerusalén, donde reside el rey.

Solemnidad de Santa María, Madre de Dios

1° de enero de 2018 - Ciclo B

 

En la liturgia de la Iglesia, el año civil comienza con la mirada vuelta hacia la Virgen María, Madre de Dios. A los ocho días de haber celebrado el nacimiento humano del Hijo de Dios, celebramos a la madre que lo engendró, lo gestó y lo dio a luz, y a la que, por eso veneramos como Madre de la Iglesia. El año civil comienza bajo la protección maternal de María, que nos presenta a su Hijo Jesucristo, como luz de las naciones y salvador de la humanidad.

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA