Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 4° de Pascua

Este es el cuarto domingo del tiempo pascual. Todos los años, en este domingo, leemos un pasaje tomado del capítulo 10 del evangelio según san Juan, en el que Jesús describe su misión redentora con la imagen del “buen pastor”. Por eso, también este domingo está dedicado a la oración por las vocaciones al sacerdocio y en nuestra Arquidiócesis hacemos una colecta especial para el sustentamiento del Seminario Mayor Nacional.

Domingo 3° de Pascua

Hoy es el tercer domingo de pascua. En este domingo, todos los años, escuchamos la lectura de una de las apariciones de Jesús resucitado. Acabamos de leer el relato de la aparición de Jesús a los apóstoles en la noche de la resurrección, según la versión de san Lucas. Este relato no es exactamente igual al que nos cuenta san Juan para ese mismo día y lugar, pero tiene muchos rasgos parecidos. Las diferencias se pueden explicar quizá porque los evangelistas sintetizaron cada uno en su relato de esta aparición de Jesús, elementos de otras apariciones de Jesús, cada uno según su sensibilidad teológica.

Domingo 2° de Pascua

Hoy se cumplen los ocho días desde la Pascua. Hoy es el octavo día de esta primera semana de Pascua, que celebramos como si de un solo día se tratara. El evangelio nos habla de dos apariciones de Jesús: una, el día de la resurrección y otra, ocho días después, un día como hoy. En la primera aparición, Jesús se hace presente en medio de los discípulos, a pesar de que las puertas están trancadas. Los saluda con la paz y les muestra las manos y el costado, seguramente para que viendo las heridas de la crucifixión comprendieran que se trataba de Él, y no de otro ser. Luego los vuelve a saludar con el deseo de paz y les da una misión: como el Padre me ha enviado, así también los envío yo. Esa comparación no es solo externa, como si dijera: el Padre me envió a mí; ahora yo los envío a ustedes. Esa comparación es interna: los envío con el mismo encargo con el que el Padre me envió a mí, los envío con la misma misión. Por eso sopla sobre ellos al Espíritu Santo, pues ese es el contenido de la misión. El Padre envió a Jesús con la fuerza del Espíritu para dar vida eterna, y ahora Jesús envía a los discípulos comunicándoles el Espíritu, para que a través de ellos ese Espíritu se comunique a todos los que crean en Jesús y así también tengan vida. Quien tiene el Espíritu de Jesús, vive en Jesús, como Jesús vive en el Padre.

Vigilia Pascual

Queridos hermanos, “esta es la noche de la que estaba escrito: ‘será la noche clara como el día, la noche iluminada por mi gozo’”. Siento que mis palabras sobran esta noche. No hay nada que explicar, cuando el amor de Dios se hace patente a nuestros ojos. No hay nada que describir, cuando los ritos mismos nos introducen en el misterio de nuestra salvación. No hay nada que aclarar, cuando la noche ha quedado iluminada por el gozo de sabernos resucitados con Cristo.

Domingo de Ramos de la Pasión del Señor

El Domingo de Ramos combina acentos y aspectos diversos de nuestra fe. Por una parte, la bendición de los ramos y la procesión que le sigue tiene un acento festivo. Los creyentes reconocemos a Jesús como nuestro Rey y Señor, lo aclamamos como nuestro Salvador, anticipamos con júbilo su futura venida en la gloria. Por otra parte, las tres lecturas de la liturgia de la Palabra de la misa centran nuestra atención en la pasión del Señor, en su sufrimiento por nosotros, en su obediencia hasta la muerte para nuestra salvación.

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA