Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 20° Ordinario

Acabamos de escuchar el final de la enseñanza de Jesús acerca del pan de vida. En la primera parte, él se ha presentado como el pan verdadero, el pan que da vida eterna. Un pan que hay que comer creyendo en él como el Hijo de Dios. Pero Jesús da un paso más. Nos dice que nos alimenta no solo como pan que hay que comer creyendo en él. Jesús también se nos da como alimento que debemos comer en la santa eucaristía. El pan que yo les voy a dar es mi carne, para que el mundo tenga vida. Su audiencia protesta. ¿Cómo puede este darnos a comer su carne? Jesús no suaviza su lenguaje, no da explicaciones de que se trata solo de un símbolo, sino que reafirma el realismo de su enseñanza: Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.

Domingo 19° Ordinario

El pasaje del evangelio que acabamos de escuchar es la continuación del que leímos el domingo pasado. Hace una semana, el evangelio concluía con una declaración audaz y admirable de Jesús: Yo soy el pan de la vida. El pan de Dios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo. El que viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí nunca tendrá sed. Con esas palabras Jesús se manifiesta como Dios, como aquel capaz de saciar la profunda sed de eternidad y plenitud del corazón humano. Él, que a los ojos de los hombres, aparecía como un hombre más. Por eso aquellos que adversan a Jesús, que se resisten a creer en él, protestan, murmuran: ¿No es este, Jesús, el hijo de José? ¿Acaso no conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo nos dice ahora que ha bajado del cielo? Como conocían a su familia y su origen humano, no podían creer que tuviera un origen divino también.

Domingo 18° Ordinario

El pasaje evangélico que acabamos de escuchar continúa la historia de la multiplicación de los panes y los peces que se leyó el domingo pasado. El final de esa historia fue confuso. Como la gente quería hacer rey a Jesús, él se retiró a una montaña cercana y desapareció de la vista de la gente. Los apóstoles por su parte regresaron a Cafarnaúm. Cuando la gente se vio sola, también hizo el viaje de regreso en unas barcas que casualmente llegaron al lugar donde estaban. Jesús, por su parte, atravesó el lago de modo extraordinario, a pie sobre el lago, en un episodio que en esta ocasión no hemos leído. El asunto es que al día siguiente de la multiplicación de los panes, todos los actores están en la orilla opuesta del lago, en Cafarnaúm.

Domingo 17° Ordinario

Durante los domingos de este año litúrgico, estamos escuchando pasajes tomados del evangelio según san Marcos. Pero al llegar al punto donde san Marcos narra el episodio de la multiplicación de los panes, hemos cambiado al evangelio según san Juan para leer el relato de ese milagro allí y también el resto del capítulo 6. Durante cinco domingos, hasta finales de agosto, escucharemos la lectura de ese importante capítulo, en el que Jesús se presenta y se revela como el pan que da la vida eterna. Jesús, con cinco panes de cebada y dos pescados, da de comer a una multitud, en la que solo los hombres eran cinco mil. Al día siguiente, en Cafarnaúm explicará que el milagro era simplemente un símbolo del significado de su persona para la humanidad. Hoy nos detendremos en el milagro.

Domingo 16° Ordinario

La primera lectura de hoy nos impacta. El profeta Jeremías, haciéndose portavoz de Dios, se lamenta de los malos pastores que han dejado perecer al rebaño. Naturalmente el profeta está hablando en sentido figurado, y se refiere a los guías del pueblo, que con su conducta, con sus malas acciones, con sus enseñanzas erradas, no han llevado al pueblo hacia Dios, sino hacia la perdición.

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA