Horario Parroquial

Misas

Lunes a Sábado:
8: 00 am y 6:30 pm

Domingos y Festivos:

8:00 am, 9:30 am,
11:00 am y 12:30

6:30 pm, 8:00 pm

Confesiones

Lunes, Miércoles, Viernes:
7:45 am - 8: 15 am

Martes, Sábado:
6:00 pm - 6:30 pm

Oficina

Lunes a Viernes

8:30 am - 12:00 m

2:30 pm - 5:00 pm

Adoración al Santísimo

Lunes - Viernes:

7:00 am - 6:00 pm

Domingo 3° de Adviento

Hermanos míos, alégrense siempre en el Señor; se lo repito: ¡alégrense! Que la benevolencia de ustedes sea conocida por todos. El Señor está cerca. Así comienza la segunda lectura de hoy. Este tercer domingo de adviento se conoce tradicionalmente con el nombre de “dominica gaudete”, “domingo del ‘alégrense’”, porque la misa de este día comienza con esa invitación a la alegría y se leen lecturas que invitan al júbilo. Canta, hija de Sion, da gritos de júbilo, Israel, gózate y regocíjate de todo corazón, Jerusalén. El Señor será rey en medio de ti y ya no temerás ningún mal.

Domingo II de Adviento

En tiempo de adviento la Iglesia nos anuncia que el Señor vendrá para completar y dar plenitud a nuestra salvación y también nos exhorta a salir al encuentro del Señor por medio de una vida recta y de las buenas obras. El Señor viene y nosotros vamos. En la combinación de esas dos imágenes se realiza el misterio de la vida cristiana, la obra de Dios en nosotros y nuestra salvación.

Domingo 1° Adviento

Se inicia hoy el tiempo del adviento.  Es el tiempo de preparación para celebrar la memoria del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo.  Todavía no ha comenzado la Navidad, aunque los comercios y las calles ya estén adornados con motivos navideños.  En la Iglesia vamos más despacio, con más cuidado.  Nos vamos a preparar para celebrar la primera venida del Señor, cuando vino humilde como hombre mortal.  Y para este fin la Iglesia nos propone que en estas semanas previas despertemos en nosotros el deseo y la esperanza de recibirlo por segunda vez, cuando venga glorioso e inmortal para llevarnos definitivamente con él al cielo.  Como los profetas de Israel esperaron la venida del Mesías, así nosotros esperamos la futura venida del Señor Jesucristo glorioso.  Como lo he dicho tantas veces, el adviento es una especie de ensayo espiritual para prepararnos para recibir al Señor que viene a llevar a término nuestra salvación.  Mientras hacemos memoria en Navidad de la primera venida cuando vino para salvarnos, nos preparamos espiritualmente para recibirlo cuando vendrá para resucitarnos y llevarnos al cielo.

Domingo 1° de Adviento

Comenzamos el tiempo del adviento. El nombre le viene del latín adventus Domini, que significa “venida del Señor”, pues en este tiempo reavivamos la esperanza en la segunda venida de Cristo, meta de la historia humana y esperanza de los cristianos. Así como el antiguo pueblo de Israel esperaba la llegada del Mesías, así los cristianos también esperamos la venida del Hijo del hombre. Los judíos esperaban y algunos todavía esperan, la venida del hijo de David. Los cristianos sabemos que el Mesías ya vino en la persona de Jesús, el Hijo de Dios e Hijo del hombre, quien murió y resucitó por nosotros. Pero él mismo prometió, al subir al cielo, que volvería de nuevo para dar culmen a su obra de salvación. En este tiempo del adviento, la Iglesia nos invita a reavivar esa esperanza y a mirar hacia la meta. Mientras nos preparamos para conmemorar la primera venida del Señor en la Navidad, nos ejercitamos en la espera de su segunda venida en vigilancia, en oración y en alegría.

Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo

Hoy celebramos la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.  Hoy también concluye el Jubileo de la Misericordia.  La disposición del papa Francisco de que este Jubileo concluyera precisamente en la fiesta de Cristo Rey destaca el hecho de que Jesús es rey ejerciendo la misericordia y el perdón.

 
VATICANO CELAM GUATEMALA CLAR AGUSTINOS RECOLETOS JAR AGUSTINIANO RADIO MARIA